El último día

Ningún hombre imagina el último día de su vida.

Si pudiera elegir ese día, preferiría un martes, como alguna vez lo soñé.

Le diría a mi Madre lo importante que fue en mi vida.

Me despediría de mi abuela,  de mis tíos, primos, amigos  y enemigos.

Escribiría una carta a mi hija, en ella le pediría perdón por no estar a su lado, le diría te amo.

Pediría indulgencia a mi esposa, aun sabiendo que estaría mejor sin mí.

El último día de mi vida fumaria un cigarro, patearía un balón.

Gritaría a la nada lo feliz que fui por vivir esta vida.

El último día de mi vida debería ser feliz.

Y cuando por fin llegue el momento, me encontraré con aquellos que un día dejé de ver.

Abrazaría a mi padre, a mi abuelo Juan, mi abuela Carmela y mi abuelo José.

Me gusta imaginar que así será mi último día.

Escrito por @jorge_machado77

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s